home
archive · forum   
themes literature agenda archive anthology calendar links profile


español  Globalización y Antiglobalización

Chemar, 21.11.2003, 19:35



GLOBALIZACIÓN Y ANTIGLOBALIZACIÓN


La globalización o mundialización de los efectos de las acciones y relaciones humanas a que nos han llevado la tremenda potenciación de los transportes y comunicaciones de todas clases a lo largo y ancho del planeta (internet entre ellas) , constituye un fenómeno imparable consustancial con la personalidad humana, cuyo perpetuo inconformismo y ansias ilimitadas de superación, le hacen intentar descubrir, conocer y ocupar rellenando al igual que un gas, toda clase de espacios y posibilidades que se pongan a su alcance. Por lo tanto se “globalizan” rápidamente la política, la economía, la ciencia, la técnica ,la sociedad etc., o sea las relaciones humanas en general, dando como resultado una denominada “aldea global” cada vez mas interrelacionada.

El no realizarla antes ,se ha debido simplemente a la carencia de los medios apropiados y suficientes para ello, y sólo el no poseerlos hoy al nivel necesario le impide el expandirse por la galaxia, lo que hará sin dudarlo en el momento en que objetivamente esté a su alcance. Por eso el pretender luchar contra ella constituye un intento tan inútil y condenado al fracaso como el querer  ponerle “puertas al campo”.

Además la globalización, al igual que la ciencia y la técnica que la posibilitan ,no sólo no es mala en sí ,sino lógica y deseable, pues lo absurdo consiste en que esta infinitesimal porción de vida inteligente perdida entre una inmensidad de materia inerte ,no se encuentre unida enfrentándose solidariamente a los múltiples y gravísimos problemas que la asaltan por doquier, la mayoría de los cuales son globales y que sólo a ese nivel podrán tener auténtica solución. En realidad todas las divisiones que a lo largo de la historia se han ido creando o manteniendo entre los hombres, no son mas que inútiles e incluso perjudiciales compartimentos que separan lo mismo,  tuvieron cierta justificación en el pasado por la finalidad de mantener unidades funcionales acordes con las comunicaciones y transportes entonces muy limitados, aunque todos conocemos los problemas, guerras , incomprensiones y sufrimientos que crearon y aun crean en la actualidad. Por fortuna hoy su mantenimiento no tiene justificación racional alguna, pues las comunicaciones mantienen sólidamente unido al planeta, nada se opone pues sino al contrario a la idea de unidad antes expuesta.                    

Y evidentemente la unión y harmonización de los esfuerzos humanos, potenciarían extraordinariamente los resultados de los mismos ,con beneficiosos efectos para todos .Pues nuestro propio cuerpo nos demuestra que de la acción coordinada de sus billones de células, surgen cualidades y capacidades inmensamente superiores a las unitarias aisladas de aquellas, por ello no dudo en absoluto de que si la humanidad une solidariamente sus esfuerzos  individuales avanzaría incontenible en todos los campos del conocimiento ,superando la mayoría de sus problemas y  las distancias interestelares ,pudiendo acceder a un desarrollo prácticamente infinito.

Lo malo pues no está en la globalización, sino en los “criterios neoliberales” egoístas, agresivos e irracionales ,en realidad inhumanos ,que la rigen ,lo que provoca gravísimas dificultades, distorsiones e injusticias. Y ocurre así , porque la potencia y rapidez del fenómeno globalizador ,sólo ha sido comprendido ,usado y dominado por los intereses específicos del mercado, sin que paralelamente sea controlado política y éticamente a ese nivel, ante una ONU inoperante, desfasada y totalmente insuficiente en su poder y cometidos para realizarlo. Pues los demás organismos internacionales tipo FMI ,son meros servidores incondicionales de los antedichos intereses, creados en realidad para apoyarlos y defenderlos. En base a lo expuesto este tipo de globalización indeseable , avanza incontenible a tumba abierta buscando el beneficio inmediato caiga quien caiga, sean recursos naturales, medioambiente, especies animales y vegetales, hombres, países etc., imponiendo “la ley del mas fuerte” y aumentando vertiginosamente las desigualdades entre hombres, pueblos y naciones ,mas otros múltiples  efectos igualmente indeseables a lo largo y ancho del planeta.

Por ello la bandera de todos los que sienten y se oponen a estos problemas ,no debiera denominarse “antiglobalización”, sino de  lucha por un control ético, humanístico y verdaderamente racional de la misma, haciéndola solidaria y respetuosa con el medioambiente y las especies y recursos naturales, extendiendo mediante ella la cultura, sanidad, educación y en general un nivel de vida digno a la totalidad de los habitantes del planeta. Y llegamos otra vez a donde siempre, no se realiza así porque no existe auténtica voluntad de hacerlo, y ¿por qué no se logra esa voluntad?, porque los valores no la impulsan debidamente, y ¿por qué esto no son lo suficientemente efectivos para conseguirlo? ,etc.etc.  O sea a la necesaria y urgente evolución interior del hombre, que debe madurar rápidamente para hacer frente a las tremendas responsabilidades de todo orden ,que le ha proporcionado el inmenso poder que  la ciencia y la técnica
han puesto en sus manos, sin que por ahora y desgraciadamente demuestre estar a la altura de las mismas.

Esta evolución es la que intento impulsar a lo largo de todos mis artículos e intervenciones ,resaltando los problemas y posibles soluciones y luchando contra el reduccionismo ,que devalúa los antedichos valores solidarios contribuyendo a implantar en la sociedad  un hedonismo individualista del presente (el primero yo y después yo), dificultando paralelamente la creencia en una finalidad y destino común para la Humanidad, algo necesario para enfrentarlos con energía, convicción y auténtica voluntad de vencerlos unidos ,lo que permitiría sin la menor duda la solución de los mismos, ya que existen medios sobrados para ello.

Un afectuoso saludo.

Chemar.