home
archive · forum   
themes literature agenda archive anthology calendar links profile


español  ¡ Dios al alcance de la física inteligente !

Paulino, emailpaulinoalfeon@euskalnet.net, 01.07.2003, 13:46
Original: español  ¿Dios? (Hernán), 30.06.2003, 02:27



Saludos cordiales Hernan.

El asunto está claro y a tu disposición si tienes alguna objeción, etc.:

Hay un experimento muy famoso(EPR) que demostró que dos fotones (luz) que partían en direcciones opuestas, seguían comunicados en todo momento e instantáneamente sin que ello pudiera hacerse mediante señal electromagnética alguna. Esto mostró la existencia de un orden implicado subyacente y holográfico; puesto que todo es energía, luz y esta está en "contacto" instantáneo con todo.
El todo está pues en la parte y la parte en el todo. Este orden está como Dios, a la vez y en todas partes y por tanto lo sabe todo...

Como además de esto, existe la inteligencia, y el universo no se ha creado por azar como muestra el Umbral de Borel (que deja fuera del juego al hipotético azar)y apoya el universo antrópico, vemos que hay un orden inteligente creativo-evolutivo que tiene la información de todo en cada instante.
Como véis, ya vamos perfilando la existencia de Dios, pero sigamos.

El determinismo maquinal, mecánico y por tanto inorgánico quedó descartado y con el también el azar cuando se descubrió la discontinuidad cuántica; es decir, vacío cuántico entre paquetes de energía (fotones). Eso, rompía el nexo causal determinista y azaroso dejando paso a una forma de nexo virtual y coherencia, "que no causalidad" semejante pero diferente al azar y causalidad. Es un "hibrido" regulado, como expresa el átomo: fuerza centrífuga electrónica (azar-antítesis) en oposición a la fuerza centrípeta protónica (causalidad-masa-tesis) y aquella fuerza que une y separa de modo coherente y libre, el neutrón-propicia la síntesis emergente. Es este otro aspecto importante de la trinidad inteligente y creativa que va a configurar a Dios.

Sigamos: La inteligencia no reside o es propiedad pues ni de la materia ni de la energía sino de la materiaenergía. Esto hace posible que subsista sin masa -cuerpo-cerebro. Así vemos que los estados transitorios de desintegración-integración de partículas subatómicas conservan su personalidad (espin, masa, carga eléctrica, etc.) capaz de resurgir como el ave Fénix.

A todo lo anterior hay que añadirle la inexistencia de eslabones "no perdidos" del registro fosil. También tenemos el tema de la decoherencia (que Roger Penrose no termina de entender) que supone el paso ideativo metafisico o virtual al paso intermedio gravitatorio y electromagnético o de fuerzas atómicas que al final van a producir la decantación o el colapso de la función de onda-idea somatizada, estructurada o personalizada con masa.
Al comienzo del proceso en el mundo virtual o metafísico lleno de infinita energía de potencialidad, la coherencia es total e inmanifestada por tanto, pero cuando quiere manifestar o diferenciar algo esa Supercoherencia superinteligente y virtual, se decanta por unas cuantas posibilidades de su todo. Entonces se rompe la infinita coherencia y aparece la decoherencia hacia su manifestación finita final como algo concreto-limitado o materia...palabra, etc.

Partimos de que existe la conciencia, voluntad, inteligencia, etc., porque la tenemos. Si no la tendríamos en algún grado, estaríamos meramente deduciendo, suponiendo o introduciéndola gratuitamente en el sistema. Luego como existe, y vemos además, que la conciencia no se crea ni destruye en términos absolutos, sino que se conserva transformándose o evolucionando, existe pues la conciencia universal como un todo global. Este todo es además holográfico. Está en todas las partes a la vez y cabe como “el mar en un dedal”. No necesitamos deducir o introducir a Dios en el sistema porque no hay manera de sacarlo de cada parte y de todo el sistema. Es absolutamente evidente e imprescindible. No se puede dar un paso o mirar a ninguna parte sin encontrarlo dentro y fuera del cuerpo, etc.
Otra cosa bien diferente es sondear los caminos de Dios y el modo en que evoluciona...o lo que hay tras la muerte física, etc. Aunque se pueden dar más pasos de los que se piensa... Para comenzar a percibir a Dios con cierta racionalidad es necesario comprender en alguna medida el misterio de la Trinidad, cosa que se puede comenzar a ver con el átomo de hidrógeno. Tantos otros racionalistas como Heráclito y Hegel comenzaron a comprenderlo.

Atentamente
Paulino.