home
archive · forum   
themes literature agenda archive anthology calendar links profile


español  Tener buen o mal gusto es el problema o dilema...

P., emailpaulinoalfeon@euskalnet.net, 22.07.2003, 18:32
Original: español  Qué bonita prueba... (Liliana Durán), 21.07.2003, 22:39



Saludos cordiales a Todos.

Sobre gustos, sí hay algo escrito.

Sabor, placer, instinto, intuición, ética, fe, religiosidad, moral, etc. conforman un “gusto” tan susceptible de ser contrastado, estudiado y clasificado como pueda serlo la razón. Y eso es posible porque razón y sentimiento y gustos no están separados sino unidos intinseca y psicofisiologicamente; y forman por tanto un par de opuestos complementarios que son de la misma naturaleza aunque de distinto grado.   Por ello, tan relativo es hablar de uno como de otro, y referidos a nuestra vida cotidiana y concreta son tan susceptibles de ser estudiados con la misma objetividad con la que codificamos y clasificamos todo. Por tanto se puede hablar de grados o niveles de mal y buen gusto o sentimientos de mayor o menor inteligencia, etc. Evaluación que se puede hacer midiendo las consecuencias o problemáticas que desencadenan y solucionan nuestros gustos; aunque sólo fuere por estadísticas  sociológicas como hace la ciencia con otras tantas cosas .

Las  diferentes formas de gustos y/o sentimientos que enseguida expondré, son modos de percepción y comprensión similares a la razón por cuanto forman con ella una misma naturaleza consustancial inseparable. Es por ello también que los gustos se transforman en criterios, costumbres, leyes y finalmente razones...

Separar razón y sentimiento o razón y fe (Ciencia y Religión), gusto, es pura ficción o autoengaño que desequilibra a la razón y al gusto. En la medida en que esto se haga aparece la aberrada óptica dualista y todos sus problemas de mal gusto e incapacidades intelectuales que están asolando el mundo. El gusto debe ser educado y motivado al igual que la racionalidad de modo combinado...

Si la epistemología de las ciencias sociales no se ha ocupado de evaluar y clasificar los gustos, etc, no es porque el asunto no entre en su propio terreno o no sea susceptible de hacerse. Al contrario, es por lo menos metafóricamente hablando la mitad de toda teoría y realidad. Lo mismo le pasa a la hermeneutica.

También se suele pretender interesada y torpemente que la epistemología no persigue encontrar la verdad sino simplemente la cientifidad o validez del método que se emplea en estudiar lo que sea. Algo de eso  se pretendió decir de la filosofía después de Kant. Pero esa tontería sólo pudo mantenerse hasta que se comprendió que la mente no está limitada y confinada exclusivamente a la razón pura como única forma de percepción y comprensión. ¡Si se hubiese entendido suficientemente a Hegel y a Heráclito?, pero no se les ha entendido por mal gusto.  
Si a la mujer se le hubiese  permitido opinar y votar en la familia y en la sociedad desde hace siglos, otra muy superior sería la vida y evolución de la tierra.

Cuanta gente sigue engañada por haber separado erróneamente razón y fe. La inmensa mayoría de los males del mundo vienen del mal gusto que separa la razón de la fe.

¡ Qué es tener mal gusto !

 Es malo el gusto que rompe o daña la armonía y equilibrio evolutivo individual, social y ecológico.
 Es malo el gusto que no evoluciona e impide a otros alcanzar formas de desarrollo y comportamiento viable o sostenible.
 Es malo el gusto que lleva a la enfermedad y se aprovecha de los débiles o ignorantes.
 Es malo el gusto que pretende separar, ignorar las leyes que rigen el universo físico y metafísico. Es malo el gusto que no es capaz de captar y saborea la comprensión de tales leyes.
 Es malo el gusto que no respeta la libertad propia y la ajena. Es malo el gusto que no es generoso, altruista. El egoísmo es de pésimo gusto.
 La apatía y falta de curiosidad es de muy mal gusto.
 Es malo el gusto y el sentimiento por el sistema capitalista o comunista.

No es mi intención hacer un tratado sobre el gusto, sino deshacer el tópico que relativiza absolutamente el gusto como subterfugio para justificarlo todo por absurdo o negativo que sea.
Quiero desenmascar igualmente el tópico que sostiene la igualdad o validez de todo tipo de gustos porque semejante ignorancia lleva directamente a la sin razón, permisividad y libertinaje que conduce a resultados deplorables (egoísta y caótica situación actual mundial).
Se ha perdido el gusto genuino por la evolución espiritual sustituyéndola por el sofisma a la carta o capricho de cada uno. Así se crea una mala moral o ética sin fundamento que sirve para muy poco o invalidar el desarrollo evolutivo positivo que promueven los buenos gustos.
Hay gran variedad de buenos gustos, lo cual es una necesidad o variedad requerida que sirve para explorar las múltiples funciones necesarias para el sostenimiento y evolución de la vida en libertad.

Atentamente
Paulino.